20 junio 2009

Hermenegildo Sábat: "Todos somos héroes de la dependencia"

Hermenegildo SábatSe inauguró ayer la muestra del artista en el Museo Caraffa de Córdoba. El artista y dibujante de Clarín asistió acompañado por sus colegas Crist y Cachoíto de Lorenzi.

"Recuerdo que ese hombre contradictorio y gran periodista que era (Jacobo) Timerman llamaba a los damnificados para pedirles perdón por los dibujos que yo hacía en La Opinión" contó ayer, casi con ternura y sin atisbo alguno de queja, Hermenegildo "Menchi" Sábat en el Museo Caraffa de esta ciudad.

La charla, en la que lo acompañaron sus colegas Crist y Cachoíto de Lorenzi, precedió a la inauguración de la muestra Héroes de la Dependencia: un lote de 42 pinturas en las que Sábat retrató los rostros y las miradas "de los que habitan el espacio suspendidos de una certeza, el haberla peleado, y hoy atraviesan bocinas, enfrentan los crucigramas de las avenidas, se sientan en la mesa del fondo, miden las monedas y piden un cortado fumándose los recuerdos", tal como las prologó en un bello libro-catálogo Marcelo Ruiz.

"Creo que todos, a nuestra manera somos héroes de la dependencia", dijo el maestro ante un auditorio poblado de jóvenes estudiantes y admiradores que vivieron su presencia en Córdoba como lo que fue: un oasis en medio de la siempre generosa mediocridad de las campañas políticas y el caos en el que está sumergida la ciudad por la pelea de los municipales.

Julio Cortázar y su mítica autopista; la ceguera de Homero; La persistencia de la memoria, de Salvador Dalí -"Para mí una de las mejores obras del Siglo XX"-; sus ya clásicos sellos del león, las bananas y el tomate, se deslizaron en un gozoso, aceitado contrapunto con un Crist con quien ya parecen adivinarse el parpadeo.

El hombre, que es miembro de la Academia de Periodismo, que ganó el premio María Moors Cabot; que ama a Charlie Parker, que dibuja como ninguno lo que pocos pueden poner en palabras, reveló que no tiene ni manager ni galerista y que expone cuando lo invitan. "Estoy trabajando hace más de un año alrededor de la idea de esta muestra. Pero el nombre no es un juego de palabras para contraponerlo a los héroes de la independencia, contrariu sensu, utilizando una expresión en latín que me hace mucha gracia. Es sobre los que a su manera, somos héroes aún en este sistema".

Esos que, anónimos, desde ayer nos miran desde sus cuadros y por los que nadie tendrá que pedir perdón. La muestra sigue hasta el 31 de julio.

Fuente: Revista Ñ

Bonus track: vean la foto de Sábat dibujando en el tablero de Crist pinchando en Menchi custodiado por Blanca en mi mesa de dibujo

1 comentario:

Oscar Grillo dijo...

Menchi es un genio y un ejemplo. Sobre todo para los caricaturistas que confunden caricatura con distorsion